Social Icons

martes, 5 de julio de 2011

"No tenemos un techo, estamos lejos de tenerlo"


Si de no tener techo se trata, seguramente nos referimos a la Pensión del Departamento de Fútbol Amateur. Decidimos hablar con Gastón Presas (su encargado), para conocer más sobre esta impresionante estructura de 5 estrellas, que ha evolucionado tanto a lo largo de los años para hoy albergar a 60 chicos y 25, en departamentos de la zona.
Un trabajo que merece ser conocido en profundidad...




• ¿Cómo es que llegas a trabajar en el departamento?

Yo Siempre me acuerdo que era un día de cancha, me encontré con Alejandro Marón (que en ese momento era el presidente), Quien me manifestó, “te estamos esperando para que yo vengas a laburar.” Así fue. Tuve una entrevista con él, en la sede. Al otro día con Fabián Soubeste (Presidente del departamento de Fútbol Amateur), que más que una entrevista, fue empezar a trabajar. Siempre nos reímos porque lo primero que hice fue destapar las botellas (fue en época de fiestas). Después, como todo que empieza nuevo (más allá que te den una tarea), te sentís perdido. Pero como me gustaba involucrarme, con lo que más me sentí identificado era, quizás con el tema de los chicos y la pensión.
No puedo dejar de recalcar, que cuando termina el mandato de Alejandro, comienza el de Nicolás Russo. “de acá no te vas”, me dijo y me brindo su confianza, estoy más que agradecido. No solo por la renovación de votos, sino porque me permitió seguir en este proyecto, seguir avanzando. Al igual que el presidente del departamento, que me da total libertad de trabajo.

• ¿Cómo es que llegas a ser encargado de la pensión?

En ese momento la gente que estaba encargada de la pensión que era Sergio Valderrama y “Java” Luis Leo, había dos mujeres que colaboraban en la parte social (ya que no había psicólogos) Rosita y Silvia Salcedo. Durante un año y medio labure con ellos, luego comencé ir a AFA como sub delegado del departamento y ahí me curtí un montón. Tuve la suerte de que tener varias personas con conocimiento de pensiones, fui aprendiendo algunas cosas (como se manejaban, siempre preguntaba cómo eran las políticas), algunos me habían invitado a conocer sus pensiones. Estuve dos años yendo. Yo básicamente estaba por tomar la pensión en cualquier momento y fue más o menos al tercer año. Compartiéndola con Valderrama un año y después seguí trabajando solo. Después se integro “Beto” Lizárraga a trabajar conmigo. Si bien los primeros dos años fueron de aprendizaje, de no tomar decisiones, porque realmente no me correspondía o no me consideraba que las podía tomar. Después, de ahí en adelante si, aunque uno siempre consulta con el departamento. Así hasta el día de hoy. En diciembre de este año se cumplen 7 años que comencé a trabajar en el club.




• Siete años es mucho tiempo, Presenciaste la modificación y evolución de pensión desde adentro. ¿Que nos podes decir sobre eso?

Nosotros en la pensión vieja teníamos muchas dificultades, es la realidad. Siempre me cargaban, me acuerdo que el baúl de mi auto, parecía una ferretería (lo tenía lleno de herramientas). En el Polideportivo hay mantenimiento, pero a veces, no podía esperar a que venga mantenimiento, entonces lo arreglábamos nosotros. Esto sucedía tanto en pensión como en el comedor y si se rompían las camas, o se quemaba una bombita, lo que fuese. Con un gasto propio nuestro comprábamos lo que necesitábamos para solucionar los problemas. Silvia y Rosita, fueron a comprar tela y les hicieron las cortinas, porque no había ni cortinas. En base de lo que nos daba el poli y hacíamos nosotros lo íbamos manteniendo. Fue una experiencia linda igual. Siempre hay algo que destaco de la pensión vieja y la de ahora, la calidad humana y trabajo que tenemos. El porqué, lo daban los chicos que venían de otras instituciones, no podían creer que un directivo o dirigente se pongan a arreglar o cocinar. Esas cosas se fueron mejorando porque el club fue mejorando y gracias a eso nuestra estructura también fue progresando. La gente de Lanús es diferente, tiene sentido de pertenencia. Cada tanto hay antecedentes como el que te voy a contar ahora… Hicimos una campaña, recolectando firmar para chicos con TGD (Trastorno Generalizado del Desarrollo), vinieron los papas trajeron unas banderas y estuvimos juntando firmas el día del partido. Ellos estuvieron en otras instituciones (River, Veléz, San Lorenzo) y cuando nos visita gente de afuera, siempre pasa lo mismo, se van muy agradecidos con Club. Nos terminan diciendo que en los otros lugares que estuvieron, no tuvieron la posibilidad de expresarse, realizar bien las cosas, etc. Pero no solo del dirigente, sino también del hincha. La última vez que vinieron fue el partido contra Veléz, es más ya nos comprometimos para que venga el año que viene. A lo que iba es que, es una comunión ser hincha de Lanús y cuando uno es dirigente, eso tan especial lo puede plasmar en acciones.


• ¿Uno se debe involucrar con los chicos?

Yo siempre digo, uno tiene que saber separar la parte de hincha con la parte dirigencial. Si bien van conjuntas. Una vez una persona me dijo, “hay momentos que tenes que pensar con la cabeza y otras con el corazón. Saber definirlo porque si no te podes equivocar.” Y es la realidad, más en la pensión. Fríamente te tendría que contestar que soy un administrador del Club, pero está la parte humana, que nunca se pierde. Intento involucrarme pero siempre con un freno, porque en ese caso, no podría hacer lo que estoy haciendo. Después de trabajar un año juntos, conocer como se cepillan los dientes hasta lo que les gusta y lo que no, tener que llegar a decirle que se acabo el tiempo en el Club, es uno cuando tiene que estar tranquilo, buscar la forma de decirlo y explicarles que su carrera no ha terminado, cualquier chico que sale de acá puede jugar en cualquier club.

• ¿Tenes idea desde cuando funciona una pensión en el Club?

El año exacto, no. Pero te puedo decir que desde hace 20 años o más que hay chicos que quizás durmieron en casas o albergues por llamarlo de alguna manera. Que este establecida la pensión acá, yo diría que 20 años fácil. Te puedo hablar por lo que viví y lo que estaba hecho como pensión era lo que había para ocupar en ese momento, no era algo programado. Era un pequeño lugar que se utilizo para hacer una habitación, surgió más como una necesidad del momento. Estamos hablando de que hace muchos años atrás, si tenías 4 o 5 pensionados era algo normal. Yo esa etapa la experimente. Tenía 20 chicos y algunos (muchos más grandes), en departamento. Al otro año tenias 35, al otro 45 y hoy que llegamos a 60, tenemos 25 chicos en departamento. Estamos hablando de esto, cuando yo en mis principios veía 25. Y esto no es todo, sigue en progreso.

• Cuáles son los beneficios que tiene un chico de una categoría chica en pensión?

Hoy tenemos muchos chicos de categorías mas chicas, unos los va formando desde una temprana edad. Nuestro objetivo es que si nos llama Gabriel Schurrer y nos dice: “quiero un jugador de 4ta que está en pensión o de pre 9na que está en pensión”, que ese jugador se encuentre capacitado socialmente y deportivamente, para estar a la altura de sus compañeros, esto quiere decir, que respeten horarios de entrenamiento, que sepan dirigirse a su técnico, que conozca y acate las normas de convivencia. Nosotros estamos para esa formación.



• ¿Que le dirías a una persona que no tiene idea de cuál o como es, el trabajo en la pensión?

Le diría que si tiene problemas con el hijo, que lo traiga que se lo corregimos (risas). Le explicaría como es la formación que tenemos nosotros, todo tiene que ver con todo. Lo que intentamos, es funcionar como una gran familia, que significa? Que estemos todos en la mesa, juntos, para charlar y demás. Luego viene la parte de formación. Nosotros, lo que tenemos como requisito, es que todos los chicos estudien, es obligatorio. Existe una realidad triste, en algunos casos, cuando vienen chicos de provincia, el nivel educativo es muy bajo. Los chicos cuando vienen hacer las pruebas, se les realiza una encuesta (indica como está constituida su familia, su tipo de vida, si tiene agua caliente, piso de cerámica o no, cumplimiento de las cuatro comidas, nivel educativo, etc.), para saber qué tipo de chico estamos por recibir. Intentamos que los jóvenes, cuando vienen al Club, que tengan el pase del colegio, ya que previamente vamos hablando con los colegios estatales de la zona para que nos reserven vacantes. Los directores nos apoyan mucho, en este sentido. Una vez que ingresan, se largan a la pelea, pero para dar batalla contamos con ciertas herramientas. Con un grupo de gente que les brinda apoyo escolar, en todas las materias. Trabajan de lunes a viernes en la pensión, dentro de la sala de estudios, la cual cuenta con pupitres, pizarrón, computadoras, biblioteca, etc. A su vez, hace dos años que contamos con la asistente social, que se encarga de ir a los colegios, hablar con los directores y demás. Lo que no quita que tengamos que ir en ocasiones, ya que somos los responsables de los chicos. Cada tanto, invitamos a los directores, vi directores y maestros, a acercarse a la institución, donde duermen sus alumnos, la última vez fue a fin de año y ahora si dios quiere, cuando termine el primer semestre, estaremos haciendo una invitación para hablar sobre los chicos. En el caso que vengan una persona sin escolaridad, a los adultos los ponemos en escuelas de adultos para que realicen el primerio y el secundario. Conseguimos becas para que puedan obtener conocimientos de computación, armado de computadoras, cursos de chef, profesorados de ingles, italiano, etc. Para que puedan tener un arma el día de mañana, porque la realidad indica que, si en fútbol no les va como esperan, deben tener la posibilidad de defenderse en la vida.
Cuando concluye el año, se puede decir que son más las alegrías que las tristezas, es un trabajo muy largo pero se llega a lograr el nivel. Yo siempre les digo a los chicos que deben formarse, ser personas cultas. Cuando tengan que hablar con un dirigente, representantes o medios, ellos tienen que aprender cómo son sus números, razonar y a decidir por sí mismos. Si son analfabetas, van hacer con ellos lo que quieran. Los van a manejar. La idea es que ellos tengan una base y con eso, se puedan defender. Así como también deben tener sus obligaciones, que le sirven en la vida cotidiana (hacer la cama, dejar sus sabanas para lavar, mantener limpio su espacio, higiene personal, etc). Además se realizan charlas preventivas de higiene y la gripe A (todos los años realizamos una campaña de vacunación), entre otras.
Otra de las áreas, es la de contención. Tenemos un psicólogo, que trabaja en la contención, composición del grupo familiar, conflictos, etc. (el mes próximo se incorpora otro profesional). Muchas veces es problemático, trabajar con una persona que viene de afuera pero que actualmente se encuentra en el Club, cuando esté tiene problemas en su casa. Son trabajos psicológicos que se deben hacer, pero también deben realizarse con la familia y por una cuestión de distancia, resulta complicado. En ese caso buscamos alternativas, trabajamos con el chico, traemos a los padres para que hablen con los profesionales o realizamos un seguimiento por teléfono. A veces los chicos buscan una respuesta en sus padres, que ellos no pueden dársela debido a los cambios que provoco su crecimiento como profesional, para eso están los psicólogos.
Han existido casos de chicos que debutan en primera y los padres no lo vinieron a ver, ni si quiera cuando jugaba en inferiores. Lo que nosotros tratamos intentamos, es que haya un pequeño seguimiento de los padres. Los papás son los papás. Particularmente, me gusta decir que somos los responsables de los chicos, tutores, suena muy frio.



• Todos tenemos nuestros conflictos o problemas. ¿Qué tipo de situaciones tuviste que afrontar con ellos?

La única entrevista que tuve, fue para un informe deportivo que quería realizar la UTN. Primero vino la persona (muy amable, me pareció que realmente estaba interesada). De lo que iba a ser una reunión, terminaron siendo seis.
Habían ido otras instituciones, pero solamente fueron una vez, acá seis en donde no solo hablaron conmigo, sino también con la psicóloga, profesores y técnicos. Estaba como loco, con lo que pasaba, es más cada tanto me manda un mensaje para ver como estamos. A él, le conté lo mismo que te voy a contar a vos ahora… Tenes muchas cosas buenas, pero existen una gran cantidad de cosas malas, con respecto a la realidad que vos ves de los chicos.
Son cosas que hemos vivido, acompañandolos en momentos difíciles. No puedo dar nombres, pero no me los olvido ni loco. Quizás alguno de pensión o departamento, va a pensar que estoy hablando de él, pero no es así. Hay historias que se repiten y otras que no. Existen conflictos como padres separados, familiares con adicciones, un papá que se hace cargo de sus hijos y la mamá desaparece o a la inversa, como esas situaciones, miles.
Nunca me voy a olvidar de un pibe. Me mostraba las manos y no lo podía creer (parecía una persona de ochenta años). Contaba, que lo hacían levantarse todos los días a las cuatro de la mañana para trabajar en el campo y terminaba su jornada, cuando caía el sol. En invierno terminaba temprano, pero en verano casi no dormía. Hay familias, que están acostumbradas que el trabajo es el trabajo y por ende eso le sucedía. Decía siempre que acá, estaba en el paraíso. Y de esa manera, un montón más.
Chicos que no conozcan lo que es el agua caliente. Una madrugada, me pasó. Entré a la pensión, había mucho vapor. Me asusté, pensé que habían dejado la canilla abierta de la ducha. Cuando entré, vi a un pibe sumergido en agua caliente. Lo primero que hice, fue retarlo y después lo cité a la oficina para hablar de eso. Ahí, termino llorando y contándome, que cada noche cuando se iba el sereno, tenía el lapso de una hora, para hacer esto. Creo que las cosas que suceden, superan las expectativas de cualquiera.
Después están los casos de rebeldía o los que vienen de pueblos (con dos o tres mil personas), que llegan y se encuentran con Lanús, mucha gente, boliches, etc. Entonces hay que cuidarlos para que sepan tomar el buen camino. Ese tipo de situaciones son las más comunes y frecuentes.
Con respecto a las salidas, lo que es frecuente a su edad son los cumpleaños de quince (en ese caso, se cita a la madre para que nos cuente donde, cuando y en qué horarios se va a realizar) o que haya un grupo de chicos (de la misma categoria), que no son de pensión y quieren ir a bailar a tal lado. Tiene que ser una matine que a su dueño, ademas de tener un horario de llegada.
Primero se habla con los padres, si ellos dan su consentimiento van acompañados por alguien del departamento o van y vuelven con un remis del Club. Tenemos que tener mucha precausión, para que no existan inconvenientes. Te aseguro que cuando alguno sale, no me duermo hasta que llega.





• Años atrás no había profesionales para ayudar a los chicos (área de contención). Hoy no esto no es así. ¿El cambio, dejó buenos resultados?

Es un proyecto que va a cumplir tres años. Costó, porque el Club no estaba acostumbrado a que haya un grupo de gente trabajando para esto. Además la realidad social, te lleva a que tengas que tenerlos. No solo trabajan con los de pensión, sino, con algún tipo de dificultad dentro de fútbol amateur o infantil. Los resultados fueron muy buenos y están a la vista. Nuestra idea es que se mantenga a un futuro, a una primera división.

• ¿Ves que lo sembrado (en los años de formación), da sus frutos una vez que llegan a primera?¿Son capaces de afrontar aquello, por lo cual se los formó?

No puedo dar nombres. Pero hay chicos que cuando los teníamos acá, eran un problema, casos serios a trabajar. Vos los ves ahora y son todos hombres, porque se los ha trabajado. Cada tanto tienen alguna consulta o charla, no solo con los profesionales, sino con nosotros (el departamento de Fútbol Amateur). Cuando llegan por lo general, suelen bajar y hablar ciertas cosas que les pueden pasar. El paso a primera, no es quizás, como ellos lo pueden llegar a imaginar. El día del debut, es el mejor, dirán: “ya está, voy a jugar todos los fines de semana”, pero no es así el proceso. Debuta, lo van mechando con otros jugadores, baja, sube, son las reglas del juego y ellos lo saben. Uno los va formando, para que estén a la altura, pero eso a veces los afecta. Entonces, es ahí cuando estamos nosotros y los psicólogos (brindándoles ánimo, para que sigan adelante). Circunstancia que se superó en estos años, son muy puntuales los casos en que ocurre.
Las últimas experiencias que hemos tenidos, fueron muy buenas. Eso es lo que me pone contento. Se está trabajando bien desde la base. Deben ser constantes, mantenerse, estar preparados para cuando los llamen. Así es el fútbol, da revancha y el que no está preparado para aprovecharla, va a quedar en el camino.
Hoy por hoy, puedo decir que nos encontramos casi a la altura de lo que queremos nosotros. Lo bueno, es que estamos teniendo en pensión una camada de monstros increíble, estoy seguro que van a llegar. Hay chicos que tal vez, no se encuentran en una continuidad (por una cuestión de adaptación), pero que han tenido un cambio impresionante, en el lapso que se encuentran acá (tanto físicamente, profesionalmente). Esto tiene que ver, con los regímenes de comida, trabajo, nutrición, etc. Un laburo que comprende a muchas personas y los padres lo reconocen, lo dicen. Ese es el fruto, es una satisfacción que ellos triunfen (si es acá en el Club, mejor).



• Una vez que el jugador llega a primera, ¿hay un reconocimiento al formador?

A lo primero, cuando empecé y veía que los chicos triunfaban, tal vez me dolía (personalmente) ver que no venían y decían: “Che, gracias”, recibir un llamado, etc. Hoy en día, eso no me pasa o uno no se fija. Quizás más por el lugar que uno ocupa y los agradecimientos van dirigidos hacia otro lado. Seguro que hay gente que todavía no me conoce. Muchas veces, los jugadores que no se encuentran más en el club, son lo que te llaman para ver cómo estás, como anda todo, para contarte como le va. O los padres, se acuerdan y llaman. Por ejemplo, hay uno que me llama todas las semanas. En cualquier momento lo adopto (risas). Viene a la cancha, se termino haciendo hincha de Lanús. A pesar de haber quedado libre, nunca tuvo nada que reprochar, se fue a jugar a otra institución. Es más, jugaba y se venía a ver los partidos. Una historia muy linda con ese chico. Te llena de orgullo saber que le pudiste transmitir la identidad del Club al pibe.
Nuestro trabajo consiste en que no olviden. Ha pasado, que jugadores regalan botines o camisetas a chicos de pensión, que quizás ni conocen, pero lo viene a visitar. Logramos que esa camada que está arriba, se preocupe por los de abajo. Es eso diferente, que se va a transmitiendo (nos pasa a los que colaboramos y a ellos también). Cuando tienen que irse, ya sea por quedarse libres o temporada de vacaciones o fines de semana, extrañar horrores. Algunos, no se quieren ir. Uno de alguna forma, los obliga porque tienen que cumplir con la familia, en algunos casos quieren que los padres vengan, es lindo que eso pase.


• Me habías dicho que tuviste la oportunidad de ir a conocer otras pensiones… ¿Recientemente visitaste alguna?

No, ahora que nos vengan a ver a nosotros. Hubo gente que se hizo la tonta a la hora de conocer sus pensiones y tengo que decir que fueron los Clubes más importantes. En su momento cuando iba a AFA, quería ver si de buena onda me dejaban tener la posibilidad de conocer esas pensiones y miraron para otro lado. Esa misma gente, cuando vino acá con sus delegaciones, estaban desesperados por sacar información de nuestra pensión.
Es más, sobre esto hay una anécdota. Nosotros tenemos un reglamento por escrito (que indica deberes y obligaciones). El cual es entregado a padres y chicos, cuando ingresan.
Una vez, vino el delegado de una institución. Justo jugaban acá y yo estaba con las categorías que iban de visitante. Primero, pregunto si yo me encontraba en el Club, como no era así, se dirigió a la pensión. Le dijo al conserje, que venía de parte de Gastón Presas a pedir un reglamento. Este le dijo que no podía brindar esa información, que si era tan amable de esperar un momento, él se comunicaba conmigo para constatar la orden. Cuando realizo el llamado, la persona salió corriendo. Todos nuestros conserjes, están entrenados para eso (son 4 en total, se encuentran las 24 horas del día).
Nos han llamado, para facilitar un reglamento o para poder acercarse a conocer la pensión. Aquellos que nos abrieron las puertas, vinieron. A los otros los hago desear un poco.
Cuando íbamos a jugar de visitante (Belgrano, Central, Boca, por nombrar algunos). Hablaba con el delegado e informaba que íbamos a ir, con motivo de juntarnos. De lo que fuimos observando, con el tiempo se comenzó a implementar en la nuestra. Algunas, están diagramadas de un viaje que se hizo al predio de AFA. Los arquitectos y el presidente vieron cosas que luego, que luego se fueron mechando con otras. Uno necesitaba tener un parámetro, para saber bien donde estaba parado. No me refiero tanto al tema estructura porque eso ya estaba planificado, sino en la parte social. Yo estaba seguro que veníamos bien, porque los pibes que venían de afuera lo decían. Ese es un punto clave, es lo certero. Por ejemplo, no podían creer que el presidente del departamento y el resto de los dirigentes, estuvieran en reuniones con ellos o que si había un chico se encontraba descompuesto, estemos todos con él. Donde en otros lugares, son todos empleados o seguridad privada. Se encontraban con que era delegar y responsabilidades. Es cuestión de formar gente.



• Mencionaste que hay proyectos en carpeta, ¿nos podes adelantar algo?

Dentro de lo que es formación, queremos que los chicos incorporen otras cosas, por ejemplo: saber hablar, como tienen que hacerlo (para una nota, con un dirigente, etc). La semana pasada estuvimos reunidos y calculo que vamos a tener noticias pronto. Se está trabajando sobre este tipo de cosas. Para que esos pasos no tengan que llegar, en el momento en el que el chico tiene más preocupaciones, como para ponerse a pensar ciertas cosas. Imagínate, que sale de entrenar o de jugar y en la puerta tiene 40 periodistas que quieren realizarle una nota y 80 que le piden un autógrafo. Por eso queremos ir avanzando. Esto es primicia (risas), estaba oculto.
Las clases de ajedrez, que ya son un hecho. Cuyas clases, el profe dicta los días martes, tiene algunas novedades y sorpresas. El profesor, tiene alumnos en otro lado y estamos evaluando la posibilidad de que cuando lleguemos a cierto nivel, realizar un campeonato contra ellos.

• ¿Cómo, cuándo y por qué surge el proyecto con Re. De. Es?

Surge a raíz de los días de jornada. En una oportunidad, estaba mirando un partido y veo que hay muchos chicos contra el alambrado, observando el encuentro. Cuando miro determinadamente, eran los chicos de Re.De.Es.
El club es especial para este tipo de cosas y me dije, “algo tengo que hacer con esto”. Al otro sábado, volvemos a jugar y veo a los chicos de nuevo. Fue así, que hablé con Ana Laura, la encargada de Re. De. Es. Y Le encanto. La idea que teníamos, era que exista una relación entre ambas partes. Que no haya diferencias. Comenzamos a tener encuentros a través del juego, los sábados (luego de la jornada). Después terminamos festejando el día del amigo, la familia, realizaron una fiesta y nosotros fuimos como invitados, con el tiempo nos tocó el turno a nosotros y se acercaron como invitados ellos, organizamos meriendas en el comedor, amasamos pizzas, entre tantas otras. Esto abrió las posibilidades, de que otras actividades quieran hacer algo parecido (Basquet o hockey), que han hecho algo parecido.
Los lazos que hicimos, fueron barbaros. Cuando realizábamos juegos, también involucrábamos a los padres de los chicos. Tiene mucha gratificación hacer ese trabajo, más para los pibes de pensión. De hecho, me acuerdo que la primera vez que hicimos esto, al otro día hubo un montón de llamados de sus padres, porque los jóvenes habían quedado como locos con la actividad, es más no es obligación, cada uno lo hace por gusto. Ya quedo incorporado.




• ¿Que representa el departamento de fútbol amateur, la pensión para vos?

Ojalá mi ciclo acá, nunca se termine porque me encanta. Yo no sé que voy hacer el día de mañana que no esté, es la realidad. Es mi vida. Sé que ese momento va a llegar, porque es lógico. Uno tiene que formar a otras personas, para un progreso mismo del Club. Eso paso conmigo en su momento.
En las vacaciones con Vanesa (mi señora), intente no hablar del Club. Pero fue Imposible. Al mismo lugar que me fui a veranear, fueron otros dos dirigentes de fútbol (risas). No podía dormir, me despertaba a la noche, llamaba y preguntaba si estaba todo bien. También, me pasa que no puedo estar con el celular apagado o sin él, por miedo a que me llamen. Es más, una de las tantas veces que salí de mi casa con el auto a la madrugada, me quisieron robar. Veo que me vienen apretar y sali con el auto corriendo (tenía un chico de pension descompuesto). Tan apurado estaba, que el ladron me siguió hasta la puerta del club. Recien cuando llegue a la pension y el chico estaba bien, me di cuenta de lo que me habia pasado
En algún momento, esas situaciones son embromadas, ahora nos reímos. El amor de ella y mis hijos me acompañan en todo esto.
Uno quiere que el Club siga con este proyecto. Es más, seguimos proyectando cosas. No tenemos un techo, estamos lejos de tenerlo y que mejor que seguir capacitando gente.

PRENSA FÚTBOL AMATEUR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario aquí: