Social Icons

lunes, 27 de agosto de 2012

Guillermo Barros Schelotto: “No tengo ninguna ambición más que Lanús en mi cabeza”

En el programa de hoy de Grana Deportivo contamos con la presencia especial de Guillermo Barros Schelotto. El entrenador de Lanús analizó el empate con Racing, habló sobre su nueva etapa como director técnico y resaltó la importancia de darle lugar a los juveniles del club.



Para empezar, el “Mellizo” contó por qué eligió a Lanús para comenzar en su nueva carrera como técnico: “Nicolás (Russo) me vino a buscar y junto con otros dirigentes me hicieron una propuesta. Nos pareció una institución muy seria que tiene un buen equipo dentro de lo que es el fútbol argentino actual. Sabíamos que se fueron algunos jugadores importantes pero la seriedad con la que trabajan los dirigentes te da la posibilidad de poder desarrollarte. Hay buen plantel y buenos jugadores. Lanús es un club que mantiene un nivel y dentro de la exigencia tiene que existir la conciencia de saber que se fueron varios jugadores y vamos a apostar por chicos del club para que a futuro sean la base de un equipo que pueda pelear un campeonato”.

Sobre el empate obtenido ayer de local ante Racing, Guillermo lo catalogó como un “partido trabado”, y profundizó su análisis: “Lanús tuvo más ganas de ir a buscar el partido y al principio intentó llegar por izquierda con Pereyra y Velázquez. Después sabíamos que Junior Benítez por derecha, en cuanto marcara la diferencia era una jugada de gol clara. Lo hizo a los 44 minutos del primer tiempo y derivó en la jugada del penal. En el segundo tiempo, hasta el gol de Racing, el partido era nuestro. Lo tuvimos para definir. Racing encuentra un rebote que habilita a Hauche. En ningún momento nos crearon situaciones. A veces pasa en el fútbol que tenés controlado el partido y un rebote te cambia todo. Fuimos superiores en todo, tanto en actitud como en cantidad de situaciones de gol. Las pelotas divididas también las ganamos siempre”.

Por otra parte, el DT contó que para llegar a Lanús trató de formar el mejor cuerpo técnico y que tiene charlas bastante seguido con Ramón Cabrero: “Consideré que para dirigir necesito a los mejores profesionales y que sean de confianza. Gustavo, más allá de ser mi hermano, consideré que me puede ayudar mucho porque estuvo trabajando con Gregorio Pérez en Paraguay. Nadie fue elegido por amistad ni por ser familiar, sino porque creo que tienen condiciones para elevar el nivel del cuerpo técnico. 
Con Ramón Cabrero hablamos mucho. Conoce a los juveniles y coincidimos en los gustos. Opinamos muy similar y tenemos una muy buena relación. Antes de concentrar opinamos del equipo y de la forma de jugar”.


El “Mellizo” habló de los casos puntuales de Leandro Díaz y Diego Valeri:

Sobre Leandro Díaz: “En poco tiempo vivió muchas situaciones que uno quizás vive en 10 años. Lo que vivió en cuanto a la expulsión en cinco minutos, por ejemplo me imagino a un profesional responsable como Paolo (Goltz) no le pasaría en toda la carrera. Tiene que aprender de los errores rápido porque la vida le va a dar una o dos oportunidades, pero la tercera capaz ya no le llegue. Él debe entender que forma parte de un equipo y debe responder a los intereses del grupo. Igual considero que la expulsión fue exagerada. Es un jugador al que lo van a estar mirando con cuatro ojos, no con dos”.

Sobre Diego Valeri: “Le falta recuperar su nivel. Tiene que alcanzar un nivel que pueda darle algo al equipo. Él me dice que le exigen el nivel del 2007 o el de los primeros seis meses cuando volvió en 2011. Él tiene que ser consciente de que el fútbol y el medio le van a exigir eso. Cuando uno va a la cancha a ver a Lanús y esta Valeri quieren verlo con ese nivel. Yo como entrenador deseo que llegue a ese nivel porque marcaria mucha diferencia. Pero aún sin llegar a ese nivel y estando uno o dos escalones por debajo Diego va a marcar diferencia. Necesitamos que esté en ese nivel. No hay ninguna decisión extradeportiva que me llevó a tomar esta decisión ni consejos de ningún dirigente. Nuestro compromiso es armar el mejor equipo y ganar. La apuesta con Diego es que vuelva a tener ese nivel”.

Por último, Guillermo aclaró que su objetivo personal es hacer lo mejor para Lanús y estar mucho tiempo dirigiendo al “Granate”: "La gente puede llegar a pensar que yo quiero dirigir en alguno de los equipos en los que jugué, pero mi intención es tener un buen tiempo acá. No tengo ninguna ambición más que Lanús en mi cabeza. Llegamos sabiendo que se fueron jugadores importantes pero decidimos que no era una buena apuesta buscar afuera existiendo la posibilidad de darle minutos a los chicos del club. Hay cuatro o cinco que si bien les falta roce están listos para jugar en Primera. Estamos esperanzados en poder armar un gran equipo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario aquí: