Social Icons

martes, 18 de diciembre de 2012

Hernán Meske: "Yo no hice ningún corte de mangas, no sé quién lo inventó"

Hernán Meske fue el protagonista del programa de ayer de Grana Deportivo. El entrenador de la Séptima División aclaró que nunca hizo el famoso gesto de “corte de mangas” a la hinchada de Lanús y explicó con lujo de detalles ese hecho. Además, dijo que anhela dirigir Primera en un futuro lejano, elogió el trabajo hecho por el cuerpo técnico encabezado por Guillermo Barros Schelotto y habló sobre el campeonato logrado por los chicos de la categoría '96.



Hernán Meske, hoy entrenador de la Séptima División de Fútbol Amateur de Lanús, llegó al club en 1979, año en el que comenzó a realizar las categorías infantiles. Posteriormente hizo las inferiores y a partir de 1988 jugó en Primera, hasta 1993.
Tres años después, vistiendo la camiseta de Deportivo Español, le tocó enfrentar a Lanús. El "Granate" peleaba el campeonato y Español luchaba por no descender. Ese partido Lanús lo perdió por 1 a 0 y se dijo que Meske, que en el momento de gol ya había sido reemplazado, hizo el gesto de "corte de mangas" a la parcialidad de Lanús. Ese rumor no se sabe quién lo creó y, hasta ayer, Meske no había hablado públicamente de este tema. A continuación podés escuchar a el propio Meske desmintiendo este hecho, explicando con lujo de detalles todo lo sucedido ese día, antes y después del partido:
 

Por otra parte, el "Nene" contó que le gustaría dirigir Primera en un futuro y elogió el trabajo hecho por Guillermo Barros Schelotto y su cuerpo técnico desde su llegada a Lanús: "No creo que haya alguien que no quiera dirigir Primera. Es un proyecto no inmediato. Estoy muy cómodo en el lugar que tengo. El ayudar y aconsejar a los chicos en su formación me gusta mucho. Ojalá que tengamos a los mellizos para diez años. Me los crucé dos veces y la verdad que merecen salir campeones. Tienen una humildad bárbara y ojalá que Lanús por muchos años no tenga que salir a buscar técnicos. Su trabajo está bueno y si sale bien quiere decir que el trabajo de las inferiores también está bien porque es la fuente de abastecimiento de la Primera. Se hizo una campaña espectacular. Es como si fueran del club. Están involucrados con todo el proceso de inferiores".

Además, Meske piensa que si Lanús sigue por el camino que recorre en los últimos años va a lograr muchos campeonatos más: "Lanús salió campeón en el 2007 como consecuencia de un trabajo. Desde el 2005 está siempre en los primeros lugares y no es casualidad. Trabajando así Lanús va a ser campeón en cualquier momento. Con Zubeldía Lanús fue campeón, fue el mejor del año. No se le dio por esas cosas que tiene el fútbol. Si Dios quiere va a salir campeón el torneo que viene y sino el otro, pero está ahí cerquita y eso es consecuencia de un trabajo".

En cuanto al título logrado con la Séptima, Meske se mostró muy contento por el esfuerzo hecho por sus dirigidos: "Que figure en todos los diarios que la séptima de Lanús salió campeón a uno lo pone contento. La verdad que los chicos se lo merecen por el esfuerzo que hicieron durante todo el año. Nuestro objetivo es formarlos, ayudarlos en el crecimiento futbolístico, físico y educativo. Después si viene un campeonato bienvenido sea porque le hace bien al club y a todos. Nosotros queremos que muchos chicos de las inferiores el día de mañana sean jugadores de Primera. Nicolás Russo comparó a los chicos de la categoría '96 con la '86 y '88, que fueron los que en su momento salieron campeón en el 2007. Si hace esa comparación por algo debe ser, porque Nicolás conoce más de inferiores que todos nosotros. Todos nos detenemos en la '96 que salió campeona y está bien, pero hay muy buenos jugadores en todas las categorías".


No todos los momentos son de alegría para un entrenador de inferiores ya que a fin de año debe comunicarle a algunos chicos que no van a ser tenidos en cuenta: "Es lo más difícil tener que decirle a un chico que va a quedar libre. Es duro porque todos alguna vez tuvimos la ilusión que tienen ellos hoy de ser jugadores de fútbol. Pero uno les tiene que decir la verdad y convencerlos de que no se terminó el mundo. Hay un montón de clubes en los que pueden tener una posibilidad. La cara que ellos ponen en ese momento es durísimo. A uno realmente le duele".

A su vez, Meske contó cómo es su relación con sus dirigidos: "Por ahí estoy llegando al club y veo que vienen los chicos caminando y no paro para llevarlos. Me parece que están en una edad en la que tienen que aprender a manejarse solos, que el técnico es un amigo en algún momento pero que no deja de ser el técnico. Cosas grupales sí hacemos. Por ejemplo, mi señora tiene un negocio de empanadas acá en Lanús y hacíamos apuestas si ganábamos tal partido. Uno trata de tener una distancia porque el año que viene muchos de ellos pueden estar en la Primera y tienen que saber cómo es el roce diario con el cuerpo técnico profesional. El club es muy exigente. Nos da todo, a ninguno de los que trabajamos no nos falta nada. Uno trata de inculcarle a los chicos que valoren en el lugar de los que están porque otros quisieran estar en su lugar, que valoren el ser jugadores de Lanús"


ESCUCHÁ LA PRIMERA PARTE DEL PROGRAMA:



ESCUCHÁ LA SEGUNDA PARTE DEL PROGRAMA:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Escribe tu comentario aquí: